Tomasa del Real: ¡Desde Iquique para el mundo!

Platicamos con la cantante chilena sobre su nuevo álbum

Texto por: Cynthia Salazar (@fresadeneza) | Fotos por: Ernesto Alquicira

Tomasa del Real presenta el flamante disco Bellaca del Año, por lo que platicamos con la llamada reina del neoperreo sobre su evolución, firmar con una disquera, y todo lo que necesitamos saber del material.

“Bellaca del año es el nombre de la canción trap del disco. Se refiere a cuando uno tiene el Ferrari o celu del año, –hablando de algo que está de moda– y po’ yo soy la bellaca del año”.

Para dar contexto en caso de que algún distraído todavía no sepa de quién carajo hablamos, diremos que Tomasa, de nombre real Valeria Cisternas, es una cantautora iquiqueña (Chile) de música urbana que ha logrado convertirse en referencia dentro de la escena underground en la Ciudad de México.

Ya que estamos en la misma sintonía, entremos en materia. Tomasa –que cogió su nombre artístico por la unión de su apodo de niña (originado por su color de piel haciendo alusión a la Negra Tomasa) más el apellido Del Real (tomado de Martín, integrante de Teleradio Donoso del cual era fan), cuenta que para esta producción lo primero que hizo fue comenzar a trabajar con gente especializada de la industria. Así, con ayuda de Ulises Lozano de Kinky, armó un disco versátil, de calidad, y con colaboraciones de productores como DJ Blass, BrunOG y RIP TXNY. Terminado el material, el mismo Ulises lo introdujo a Nacional Records y la reacción fue tan buena, que de inmediato le ofrecieron un contrato.

“Me fui por Nacional porque es uno de los labels más importantes de música latina en Estados Unidos y eso es lo que a mí me ha interesado desde que empecé en esto”. Más que una oportunidad de cantar en grandes escenarios, Tomasa ve una ventana al mundo en nuestro vecino del norte y de hecho, comparte un ejemplo muy acertado: “Veo a Shakira cuando cantaba con su pelito negro y se fue allá, aprendió a hablar en inglés y ahora es una representante súper grande de la música latina. Me imagino que ese es el camino que me gustaría, no sé si terminar cantando en inglés, pero sí tener ese acercamiento con Estados Unidos”. Lo que dice no suena descabellado y menos ahora que exponentes como J Balvin, Maluma o Bad Bunny, están dejando el suelo listo para que las semillas florezcan.

Abordando ese tema, platicamos sobre la presencia femenina en el género y por qué a pesar de que varias mujeres comenzaron a innovar en la música urbana, son pocas las que han salido del underground a los focos comerciales.

“Estoy súper convencida de que la gente sí quiere este tipo de música nueva con rostros que son más normales; siento que J Balvin, Bad Bunny, Arcángel, etc. pusieron el nombre del reguetón en un lugar y le dieron una estética agradable; las artistas femeninas del reguetón que a mí me encantan, como Karol G, Becky G, TODAS tienen el perfil de modelo, y bueno, Maluma sí –es como modelo– pero hay un Maluma entre un Bad Bunny y un Arcángel, ¡hay uno!, y entre las chicas que hacen reguetón, todas son un Maluma y no hay ningún Bad Bunny ¿cachaí?”

– ¿Entonces tú quieres ser el Bad Bunny en mujer?

“Yo quiero ser el Bad Bunny… – ambas reímos–, es el lugar que creo que existe y que ojalá algún día lo pueda llenar yo o alguna de las que hace esta música”.

Siguiendo con el tema de “la mujer en la música”, algunos piensan que por su sexo, es casi una obligación hablar de la lucha feminista, opresión u otro tipo de discurso político; sin embargo, Tomasa no comparte esa idea: “A mí me criticaban pero jamás me cuestioné el ‘ser una mujer cantando reguetón’. El proceso de crecer como sociedad es aceptar que hay gente creativa de cualquier género y que no hacen esa música por su género sino porque simplemente son gente creativa o porque están aburridos o porque les nació crear algo. A mí se me cuestiona mucho eso de ‘ah pero tú eres mujer’, y sí, pero tengo una personalidad”.

Hoy día la filosofía de personalidad > género vive su apogeo con el rush de la pansexualidad, y como sostiene dicha orientación: lo importante es el individuo, no si tiene vagina o pene. Por eso Tomasa reprocha que se le siga cuestionando sobre su sexo y el “no hacer música correspondiente a ese rol”.

“¿Por qué voy a hablar de lo que pienso si estoy hablando de mi música? Estoy hablando de mi arte. Lo que yo pienso se lo cuento a mis amigos si quiero, pero mi visión no está ligada a algo político; al contrario, la invitación es a olvidarse de que son seres políticos, estudiosos, pensantes, y que escuchen algo que los libere un poco.”

Cuando hablamos de “su arte”, podemos decir que la chilena tiene un concepto bien aterrizado. El ya famoso neoperreo se ha vuelto popular en la CDMX. ¿Pero de qué va?

“Se refiere al cruce de la era digital con el baile del perreo. Y uno puede perrearse hasta una cumbia! no tiene que ser necesariamente reguetón”.

“Neoperreo es un término que nació para explicarnos mejor la música que hacemos, porque no es tan fácil decir ‘es reguetón’ y ya. Empecé a usarlo y con el tiempo me di cuenta de que muchas personas también hacen esta música que nace desde la era digital, desde tener un celular, o en mi caso desde que mi mamá me regaló una Mac porque sin ella no hubiera llegado a PhotoBoot. Es algo netamente hijo de la era digital y también los sonidos, porque sí, yo soy de Sudamérica, soy latina, pero los sonidos que usamos son electrónicos, más club.”

En ese sentido, sí, su disco pasado Bien y Mal, es prueba fehaciente de la combinación de estos ritmos latinos, sonidos oscuros, y letras que celebran la liberación sexual y el pasarla bien. Entonces ¿cuál fue la evolución para llegar a Bellaca del Año, qué cambió?

“Es súper diferente empezando desde la calidad de las producciones musicales. El primer disco lo grabé en mi casa y esto ya está grabado en Los Ángeles, tiene un máster por la Clínica Récords y un montón de nombres geniales. Van a encontrar un sonido que se puede poner en una discoteca, que se puede disfrutar de una manera más pulida y por otro lado, las letras también son diferentes. Tengo una canción romántica, canciones para el perreo, un trap, traté de abarcar diferentes áreas para poder demostrar lo que puedo hacer porque así como llevo la bandera del neoperreo, también quiero llevar la bandera propia de Tomasa del Real, de que puedo ser multifacética. Quiero demostrar que no solamente soy hija del underground sino que también puedo entregar cosas que le pueden gustar a más personas.”

“No estoy vendiendo un cuerpo ¿cachaí?, estoy vendiendo música (y ver el éxito) y me llena como artista”.

Tomasa reafirma que las melodías y letras son 100% de su autoría, y además revela que más adelante le gustaría hacer un disco completo de trap. ¿Todavía no entiendes bien qué es el dichoso trap? Del Real nos comparte sabiduría: “En mi visión, en mi trap, más que nada  lo que abarca el nuevo hip-hop, donde se tratan temas de la vida real, no en los mejores barrios sino en la vida normal. Los artistas de trap representan lo que está viviendo la sociedad, no necesariamente una vivencia personal, pero sí puede ser una representación de lo que se está viviendo o lo que está viviendo un amigo. Siento que nace de ahí, de la necesidad de renovar el hip-hop que se quedó un poco atrás con los temas sociales y renació el hip-hop con el trap como nombre”. ¿Acaso en unos años tendremos el neotrap y tú serás la fundadora? *risas*. Continúa: “Lo otro que trae el trap es que es más bailable que el hip-hop, una versión más club, de nuevo el club… siento que ahora el internet abarca todas nuestra socialización, entonces el club se convierte en una iglesia donde nos juntamos a vernos las caras los domingos porque si no puro Instagram, siento que toda esta escena musical nueva nace para responder esa necesidad de tocarse, de perrear, de que vas a una fiesta y está difícil sacar a alguien a bailar pero cuando están todos perreando, ¡wah! te metiste y no pasa nada, sigues bailando, siento que es un lubricante social y a medida que se va necesitando, se va creando.”

Ya sea en el trap, en el reguetón, en el neoperreo o lo que venga, podemos concordar en esto: la chilena está imparable y al menos en la CDMX ya lo logró, ¿EE. UU. logrará ser la siguiente tierra conquistada?.

“He ido a tocar y ahora que tengo mi visa de allá, puedo ir más. De hecho voy a tocar en un festival en julio en un escenario gigante del Central Park de Nueva York, también hace poco me invitaron a tocar al MoMA, y encuentro súper importante el reconocimiento del arte con la música urbana, para mí es lo máximo porque yo sé que nunca van a invitar a Karol G al MoMA, ¡jamás!, no va a pasar porque no está ese mundo junto, entonces para mí que me agarre Nacional, hacer un tema con DJ Blass, y que después me inviten a tocar al MoMA… o sea ¿qué más puedo pedir? o sea dale voy pa’llá y después me mato porque ¿qué más puedo pedir? Siento que esa es la gloria final: unir ese mundo y representarlo.”

Tomasa del Real puede rezar “desde Iquique para el mundo, baby” con orgullo todas las veces que quiera porque a través de su concepto y autenticidad, está rompiendo barreras linguisticas y dejando en alto el nombre de su país. ¿Apoco no?

Categoría: Entrevistas
Autor:
Fecha: 21 mayo 2018
Tags: , , , , ,