Cigarretes After Sex: Melancólica sonoridad

Así fue su primera visita a la CDMX

Todas las fotos por: David Romero

La oscuridad y el sobrio frío de la noche fueron la antesala ideal para la primera presentación de Cigarettes After Sex en nuestro país. La fila para entrar a Frontón México daba la vuelta completa y podía verse desde un par de calles atrás y aunque se conformaba en gran mayoría por parejas todas las personas que desde muy temprana hora se dieron cita fuera del recinto, demostraron el poder de los suaves ritmos y penetrantes letras de estos tejanos.

Los pasillos, la pista y la organización de asientos se vieron rebasados por momentos ante un sold out que en un principio pareció inesperado. La gran cantidad de seguidores que buscaban el mejor lugar para ver a la banda comandada por Greg González, después de un par de gritos ansiosos de los fans, la intensa luz roja que nos había alumbrado durante la espera, se extinguió para descubrir un amplio escenario y una melancólica proyección de un departamento nevado a blanco y negro. Después de un par de minutos, y ya con el corazón preparado las 4 figuras de Cigarettes After Sex se adueñaron del escenario en medio de una ola de gritos y brazos al aire.



“Sunzets” fue la canción que dio inicio a este concierto lleno de melancolía y romance.  Mientras el rostro de Anna Karina se mostraba en la pantalla sutiles cantos podían escucharse como el suave soplo del viento en una tarde fría de invierno. “I’m a Firefighter” y “Young and Dumb” continuaron con un ambiente tibio, relajado, hasta que los primero acordes de “K” provocaron movimientos y gritos que aludían al recuerdo de un amor que a pesar de todo no se logró.

Con “Sweet” los cuerpos y las voces ya encaminados dejaron las chamarras de lado por el calor que comenzaba a sentirse, y entonaron el bello coro de esta canción “It’s so sweet, knowing that you love me. Though we don’t need to say it to each other, sweet”. Para seguir con la atmósfera ensoñadora que creaba cada riff de guitarra y la cadencia de la batería sonaron: “Each Time You Fall In Love”, Opera House” y “Affection.”

“Nothing’s Gonna Hurt You Baby, una canción plagada de sentimentalismo y entrega que ha quedado como un clásico de las nuevas generaciones, y por la que muchos de los presentes conocieron a la banda desató los abrazos, besos y cantos.

Ante el inevitable fin de este concierto, antes de salir del escenario Greg ondeó una bandera de México que le fue regalada por los fans que se encontraban en primera fila. Sólo un par de segundos después y ante las solicitudes de una canción más, regreso con su guitarra y  Phillip Tubbs en los teclados para deleitarnos con las versiones íntimas de “Please Don’t Cry” y “Dreaming Of You”.

Cigarettes After Sex es una banda que vive y le canta a los diferentes procesos del enamoramiento. Sus letras están llenas de frases para dedicar y provocan muy diferentes emociones. La euforia que se mantuvo a tope en todo momento, casi contrasta con el poco movimiento, que hubo tanto arriba como abajo del escenario, porque esta música es contemplativa, se disfruta a paso lento. Las luces, el humo itinerante y los visuales a blanco y negro dejaron una gran sensación de satisfacción al término de esta presentación que no dejó nada a desear, más que tal vez un pronto regreso a territorio nacional.

Por: Steff Torres