Nocturno 1: Atmósferas Ininterrumpidas

Así vivimos el primer Nocturno 1 de Mutek MX

La historia del Festival Mutek en nuestro país siempre ha avanzado con paso firme. No hay que dar mucho contexto de esto dado que sus 13 ediciones anteriores hablan de ello, de su poder creativo, de su sensibilidad con la tecnología y de lo importante que es para sus organizadores tener un evento que refleje todo lo que ellos quieren bien redondeado en todos sus ángulos.

Yo tuve la suerte de asistir este año al Nocturno 1 en la fábrica. Y lo primero que se me viene a la mente es decir: ¡wow! El 2017 no ha sido sencillo para nadie, el camino ha sido duro y complejo y para un festival de este calado seguro lo es más. Pero resolverlo como lo hicieron estos señores es para reconocerse y con medalla de honor.
El venue era increíble (la fábrica), al llegar te hacía olvidar los 40 minutos que te echabas en el periférico.
Las instalaciones artísticas estaban brutales, al nivel que podías pasarte varios minutos en cada uno sin importar si te perdías el acto que esperabas ver en las salas de música. Yo llegué con firme intención de no moverme de la Sala A. Y eso hice. Llego Chloé a la hora marcada a tirar caña seria, techno tumbado desde las 10 de la noche. Atmósferas que no te permitían interrumpir un movimiento constante de todo tu cuerpo.
En la parte principal de la nave industrial donde nos reunieron. Cuando eso terminó dio espacio para salir a caminar 5 minutos y volver inmediatamente porque era el turno de Kelly Lee Owens, quien nos recetó un set variado, y con varias rolas de su material homónimo de este año. Gran show, llegando a un sonido espectacular una sola persona en el escenario.
Otra vez, a tomar aire, desentumir las piernas y agarrar energía para lo que venía. Llegaron al escenario los Elektro Guzzi, a quienes honestamente no conocía. Y definitivamente fue el mejor espectáculo de toda la noche, al menos para mi. Un minimal techno creados con una guitarrota, un bajote y una batería electrónica por poco más de una hora, unos visuales que no podías entender y eso era lo mejor de todo, que no lo tendrías que entender porque eso que pasó quizá no se repita pronto y valía toda la pena vivirlo y no analizarlo.
Venía el cierre del evento de ese día, Nina Kravitz, ubicó perfecto donde nos dejó Elektro Guzzi y no dudó ni un segundo en recetar un set poderosísimo desde el primer minuto, para que no te dejaras de mover por el resto de la noche.
Incluso hasta la mañana siguiente.Puedo resumir esto en que el Festival Mutek al menos por esa noche me hace querer más eventos de este tipo a lo largo del año, pero por el momento me deja con todas las ganas de esperar el del próximo año y ver con que nos vuelan la cabeza nuevamente estos señores.
 Fotos: Feli Gutiérrez
Categoría: Exclusivas
Autor:
Fecha: 27 noviembre 2017
Tags: , , ,