OMD: Cuando el destino nos alcance

¿La nostalgia está de moda?

Fotografías cortesía de: Valentina Cortese

El 6 de agosto de 1945, el avión Boeing B-29 Superfortress bautizado como Enola Gay, comandado por el piloto y capitán norteamericano Paul Tibbets, dejó caer sobre la ciudad de Hiroshima, Japón a Little Boy, la primera bomba atómica utilizada en una guerra. Un acontecimiento que marcó un antes y un después en la historia de la humanidad.

En septiembre de 1980, se dio a conocer el tema “Enola Gay”, firmado por Orchestral Manoeuvres in the Dark, canción que formaba parte de Organisation, su segundo álbum y que no sólo cambió la historia de la banda, sino que sigue influenciando en muchas maneras a la música que se hace y escucha hoy en día.

Poco antes de las 23:00 horas, Andy McCluskey, Martin Cooper, Paul Humphreys, Stuart Kershaw mantenían la nostalgia y la euforia a tope mientras interpretaban éste hit, que no fue el único, sino que fue uno más de la larga lista de éxitos y recuerdos que OMD compartió sin dejar nada para la próxima ocasión, dieron todo lo mejor de su repertorio en su presentación en el Pepsi Center WTC.

Hace poco escuchaba una entrevista de Mateo Lafontaine, en dónde le preguntaban que si la nostalgia estaba de moda, todo esto en relación con la tercera visita a nuestro país del dúo británico. El respondía que no es que estuviera de moda, sino que la música que se hacía actualmente era un producto desechable.

Podrá ser para muchos motivo de debate este tema, lo que no se puede contradecir, es que la música de OMD ya superó la barrera del tiempo, algunas canciones con 20 o 30 años de antigüedad, fueron recibidas con una emoción, frenesí y amor, que daba la sensación de que la vida es mejor cuando se escucha en vivo un clásico.

Si bien el público del concierto en su mayoría superaba las cuatro décadas de edad, entre el público se podían ver adolescentes y niños, mismos que seguramente crecerán y seguirán escuchando canciones como “Messages”, “Tesla Girls”, “So In Love”, “If You Leave”, “Joan of Arc”, “Forever Live & Die”, “Walking On The Milky Way”, “Secret” y otras más, que de igual manera resonaron de las manos, voz y máquinas comandadas desde el escenario por OMD, agrupación que se resiste a ceder ante el paso del tiempo, tanto que tiene un nuevo álbum y otro viene en camino.

A pesar de contar casi con 60 años de edad, Andy McCluskey sigue bailando frenéticamente con sus clásicos movimientos de brazos que incitan a seguirlo y perder el control, y a pesar de que a final de cada canción se le podía ver bastante agotado, cuando abría los ojos y se quedaba viendo hacía el público entregado, su cara se llenaba de asombro y le volvía el aíre de felicidad

. A pesar de que OMD nunca vino a nuestro país en plena época de gloria y fama desbordante, sus seguidores, fieles como es el publico mexicano, los esperaron y en está nueva visita, respondieron mejor que nunca.

Cuando llegó el momento del cierre final, a la par de del icónico sonido del sintetizador de “Electricity”, se sintió como aquella primera y mágica vez que suena algo, y sabes que te va a cambiar para toda la vida.

Explora la música de OMD en:

Apple Music

Categoría: Reviews
Autor:
Fecha: 3 agosto 2017
Tags: , , , , ,